Albacoras en la Bahía de Palma

El 14 de agosto de 2011, estaba pescando al curricán de fondo, con un mar en calma, y justo cerca de mi barco, el mar empezó a agitarse. Pensé que eran las habituales melvas, pero observé que los peces sobresalían del agua, y además, eran de un tamaño mayor a la melva. Saqué la cámara y pude obtener estas fotos.
Lamentablemente, al cabo de unos días, salió la noticia de que un pesquero de cerco de la zona las había capturado todas, y para colmo, perdiendo todas las albacoras debido al sobrepeso en la red. Unos submarinistas fotografiaron el fondo del mar sembrado de miles de cadáveres. Me parece que los seres humanos hemos perdido la sensatez; el afán y la ambición son los peores enemigos de nuestro querido mar.
Siempre he considerado que las capturas del mar deben estar en relación a la necesidad de nuestra alimentación, si eres recreativo, pesca lo que te vas a comer, si eres profesional, pesca lo que el mercado va a pagar a buen precio, pero pescar toneladas para que luego se venda a dos reales en la lonja, no tiene sentido. Y mientras tanto, las autoridades pidiendo a los recreativos si llevamos la bandera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *