Alevín de mero

Pescando raones ​encontré una altina de rocas y algas, y accidentalmente ha subido este pequeño mero, que ha sido devuelto al mar.

Continuar leyendo “Alevín de mero”

Las primeras llampugas

Como cada año, a finales de agosto aparecen las primeras llampugas de la temporada. Continuar leyendo “Las primeras llampugas”

Foto delfines calderón

Aparte del video del post anterior, pongo esta imagen de los delfines calderón que había hoy en la zona de pesca de albacoras.

 

video Delfín calderón

Pescando albacoras hoy hemos avistado numerosos delfines negros, el calderón común.​

Continuar leyendo “video Delfín calderón”

el pez rémora

el marlín del mediterráneo que pescamos este domingo llevaba adosadas dos rémoras. Ha sido la primera vez que he podido ver de cerca este raro pez.
Los devolví al mar porque supongo que no es comestible, es de talla pequeña y su aspecto es de otro mundo.

Tiene un disco adhesivo que lo usa para adherirse a un pez grande de superficie, y lo aprovecha como medio de transporte.

Se alimentan de copépodos, una pequeña forma de vida acuática, de la familia de los crustáceos y que forman el zooplancton.

mi primera captura de un marlin del mediterráneo

Este domingo pasado estaba pescando al curricán de altura, y tuve la suerte de que picó este bello ejemplar de “marlín del mediterráneo”.

Su peso ha sido de 18 kilos.

Sabemos que los dorados que se capturan en verano con la pesca de altura son los reproductores de las llampugas que aparecen en agosto en nuestro mar balear, y que las grandes serviolas que en junio se pescan al curricán de fondo y con aparejos profesionales como la moruna y con los barcos de cerco, son los reproductores de las “verderoles” que también aparecen en nuestro mar, a finales del verano. Con esta información, se me ocurre pensar que el marlín del mediterráneo pueda ser la madre de las pequeñas agujas que observamos en la costa, buceando y, que estos peces reproductores aparezcan en el mar Mediterráneo, y una vez acabada la puesta, regresen al océano atlántico, como lo hacen los túnidos y los dorados.

Se alimenta de pequeños peces que habitan en la superficie, sobre todo de pequeños jureles.

Salida con mi amigo Tomeu Clar 5-4-15

En esta época, las cántaras macho son enormes, y luchan como pirañas.
En península la denominan chopa.
Cuando la hembra ha depositado los huevos, el macho los protege durante 9 días, hasta que las crías eclosionan.

La langosta

La langosta es muy especial para mí. La he pescado durante 20 años y he vivido muchas experiencias; tanta que podría escribir un libro, al igual que otros patrones compañeros míos.
En la bahía de Palma es muy abundante, aunque no lo parezca. Su hábitat empieza a partir de los 60 metros de profundidad hasta los 110 metros.
Suponiendo que saliendo del club del Arenal, rumbo justo al centro de la bahía, al llegar a la profundidad de 60 metros, encontraremos un fondo muy rico en rocas, hasta llegar a los 110 metros, y podemos navegar tanto hacia Cabrera hasta llegar a la altura de Cabo Blanco, como hacia la Dragonera, hasta llegar a la altura de Santa Ponça.
Cada zona tiene un nombre como l’eucadena, sa trinxa de fora, es fort d’es toro, etc.
Os diré que sólo la pueden pescar las embarcaciones de pesca profesional, los recreativos, como de costumbre, sólo podemos mirar. Aunque no hay ningún aparejo recreativo que pueda pescar langostas, excepto una captura accidental con un anzuelo, que a mí, concretamente, me ha pasado.
Se pescan con trasmallo, de mallas bastante grandes para que los peces pequeños no se queden enredados y para no subir demasiadas piedras. Esta pesca es muy sucia, aunque no lo parezca, pues las redes tocan las zonas rocosas del fondo, que son como arrecifes, y al subir la red, la tela de la misma arranca trozos de las rocas y es necesario que un tripulante esté en la proa picando piedras.
En las primeras temporadas que yo pescaba la langosta había un patrón viejecito que las pescaba con nasas, y otra forma de capturarlas es con la red de arrastre.
El ejemplar de la foto es una hembra, y como podéis ver, tiene la tripa llena de huevecillos rosados.
Estas hembras son devueltas al mar inmediatamente, porque la norma así lo exige, y además, supone más langostas para el futuro.
¿sabéis cuál es el pez más dañino para la supervivencia de la langosta?, respuesta: el serrano, porque se alimenta de los huevos que la langosta va depositando en el fondo. Una langosta pone miles de huevos y seguramente unos pocos llegan a buen fin.
Las hembras se distinguen porque en su pata más gruesa tienen una uña; el macho la tienen grande (como viene siendo normal en la naturaleza) y la hembra la tiene más pequeña. Otra diferencia son las aletas que tiene en el vientre, pues la hembra las tienen largas, que se tocan entre ellas, y el macho las tiene pequeñitas. Y otra diferencia está en la pata más cercana del principio de la cola, pues el macho tiene un espolón en cada lado y la hembra no tiene ninguno.
En la zona de fonera también hay langostas, son más grandes y se la denomina “langosta blanca”.
Para preservar el futuro de la especie, esta pesca tiene una veda, que va desde el 1 de septiembre hasta el 30 de marzo.
En la etiqueta de recetas podréis encontrar la caldereta, que está muy exquisita.
Un consejo, si queréis comer langosta fresca, debéis ir al mercado a principios de temporada, en abril, mayo y junio, y la podréis encontrar a unos 48 euros/kilo, pero si esperáis a julio y sobretodo en agosto, el precio es prohibitivo.
Con el trasmallo de langosta es habitual capturar grandes rapes, cap-roigs, rayas, y otros muchos peces diferentes.

En una jornada de pesca, a veces no se captura ninguna langosta, los días malos puedes pescar unos 3 kilos, un día normal debe ser de unos 10 kilos, y puedes tener un día extraordinario de 20 kilos o más.
El método de pesca es que cada embarcación tiene un límite de redes y al empezar la temporada van todas al mar. Luego se trata de ir sacando la mitad, con el fin de que las redes pesquen durante dos noches, puesto que la primera noche tan solo se capturan peces, y es en la segunda noche cuando las langostas (que son carroñeras), se acercan a la red para comer y se quedan enredadas.

Erizo “prehistórico”

Cuando hablamos de un erizo de mar, nos viene a la mente una imagen de un ser redondeado y rebosante de púas finas. Pues en aguas profundas, alrededor de los 70 metros, habita este tipo de erizo que podéis ven en la imagen.
Le he puesto el adjetivo de prehistórico porque realmente aparenta que no ha evolucionado. La primera vez que vi un ejemplar, me sorprendió mucho.
Gastronómicamente no tienen ningún interés y económicamente tampoco, o sea, que tienen la suerte de ser devueltos a su hábitat una vez capturados.
A pesar de todo, no deja de ser interesante y peculiar.

El ejemplar de la imagen está reposando por un costado y las púas son muy frágiles. Tienen una textura parecida a una tiza de pizarra de la escuela, muy fácil de partir.
La parte central que podéis observar es su boca.
Existen otras especies de erizos, como el negro que podemos ver en las rocas cuando nos bañamos, otros más grandes de color lila, y otros que los pescadores de trasmallo los denominamos “cap de mort” (cabeza de muerto), que habitan zonas arenosas y cuando cruzas una colonia con la red, suben a cientos. No parece posible tal densidad de erizos.

Caracol de mar, “corn”

Aparte del cornet pequeño, en nuestra bahía hay varios modelos de caracol más grande, unos como el de la foto adjunta, y otros aún mayores.
Recuerdo que siendo niño, el vendedor de pescado del pueblo se paseaba con su carro de pescado fresco y en cada esquina hacía sonar un caracol, soplando en su interior, por la parte puntiaguda, que previamente había sido perforada. Suene como la bocina de niebla de un barco.
Estos caracoles creo que ahora están protegidos, pero los recreativos no tenemos nada que temer, pues nunca los podremos pescar.
Habitan aguas muy profundas, a partir de los 60 metros.
Gastronómicamente no tenían valor; quizás hervido y luego cortado muy fino, aliñado con aceite, limón, sal y pimienta, se puede comer de aperitivo.