Cuando el hambre aprieta

Qué triste tiene que ser para las gaviotas el depender de un pesquero si hoy llenamos el buche o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *