el cangrejo ermitaño

Este cangrejo es muy habitual en la Bahía de Palma. Lo podemos encontrar en cualquier tipo de fondo, preferiblemente, en zonas arenosas.
Sólo se captura con sistemas de pesca profesionales, pero en el mercado los podemos comprar. Yo no tengo experiencia pero he leído que se usa habitualmente como cebo para la dorada.
La curiosidad de este cangrejo es que usa la concha vacía de un caracol para cobijarse, y durante su crecimiento, debe ir cambiando de casita en función al tamaño que va adquiriendo.
Otra particularidad del ermitaño es que siempre lleva pólipos adheridos a su caparazón, hacen una simbiosis, los pólipos van recogiendo las partículas de alimento que el cangrejo desprende en su actividad y el beneficio que el ermitaño obtiene, supongo que será en seguridad, con los pólipos abiertos, todo el conjunto tiene un aspecto que seguramente ningún pez desee atacar.
A mi me gusta mucho el sabor que el ermitaño le da al arroz de pescado, tiene un sabor muy fuerte a marisco. En la parte abdominal tiene una bolsa y en su interior tiene una carne muy parecida a la carne de langosta. Y los pólipos, si los limpiamos bien quitando la arenilla, se pueden añadir al arroz. Tienen una textura especial y ya depende de cada uno si es sabroso o más bien, asqueroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *