el Escorball

Este pez es habitual en la pesca submarina, y ocasionalmente lo capturaremos en pesca desde embarcación. Vive en grupos de varios individuos pero es un pez muy precavido. Normalmente lo he pescado en barcos hundidos o en piedras muy pequeñas. Este año he pescado varios, algunos pescando a fondo, con langostino de carnada y el otro día estaba experimentando con un bajo de tres plumas, que me parece que se denomina “metralleta”, y me sorprendió que la única pieza que pesqué fue un escorball.
En la península veo que lo llaman corvina, pero creo que la mallorquina es una subcategoría, pues no llega a alcanzar un gran tamaño. Sin embargo, por lo que he visto, en la zona de la costa andaluza se consiguen piezas de más de 20 kilos. Aquí, en la Bahía de Palma, el peso del escorball adulto ronda el kilo o kilo y medio. Hace unos años se efectuó un programa de repoblación de la especie grande y no sé si ha sido efectiva. Lamentablemente es un pez que cae fácilmente en las redes fijas de pesca y posiblemente la mayoría fueron pescados a los pocos días de la suelta. Tengo noticias de dos capturas en este año 2011 de unos cuatro o cinco kilos, pescados a surfcasting. Por lo menos sabemos que algunos han sobrevivido.
En Mallorca hay una tradición de guardar un hueso que tienen dentro de la cabeza, que es similar al nácar. No tiene valor pero es una tradición bastante antigua.
Otra característica típica de este pez es que normalmente tiene adheridos unos piojos de mar en sus costados.
Gastronómicamente es un pez bien valorado, de carne exquisita. La forma que a mi me gusta es asado a la pancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *