el verderol mallorquín

En otras zonas de España veo que lo llaman lechola. Es el alevín de la serviola.
Las serviolas adultas acuden a la costa a finales de mayo para su apareamiento y puesta, y será a mediados del mes de agosto cuando empezaremos a ver los alevines de unos 10 ctms de tamaño.
Actualmente tienen una veda, en verano, y no se pueden capturar individuos de menos de 30 ctms debiendo devolverlos al mar.
Su crecimiento es rapidísimo, puesto que a finales de octubre ya han alcanzado los 30 ctms de tamaño, y con los años, su peso llega a alcanzar los 42 kilos. El récord que yo tengo con el curricán ha sido una serviola de 42.5 kilos en aguas de Cabrera, antes de que a los mallorquines nos prohibieran pescar en sus aguas.
Las técnicas de pesca son varias, pero lo más fácil es pescarlos al curricán. De pequeños entrarán muy bien a los artificiales como las cucharillas plateadas, las plumas, los vinilos y los rappalas, siempre en aguas superficiales. Cuando han crecido un poco, habitan por el fondo y entonces deberemos usar carnada natural como el calamar, la sardinita o similares. Otras técnicas efectivas son el spinning, el jigging y las metralletas. Ocasionalmente los capturaremos pescando otras especies, con un bajo y cualquier carnada.
Si pescamos al curricán de superficie, un poco alejados de la costa, deberemos estar atentos mirando si hay algún objeto flotando encima del agua, y si lo encontramos, las picadas están aseguradas. Tanto el verderol como la llampuga tienen un especial interés en estar cerca de objetos flotantes.
Culinariamente es muy apreciado y en Mallorca se prepara frito, asado a la plancha, al horno, con tumbet,etc. Es un pescado que da mucho juego, además de que tiene pocas espinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *