El escorball se enganchó a una pluma de una metralleta, estaba pescando en un barco hundido a ver que picaba y sorprendentemente subió esta pieza.
El gallo se enganchó a la potera, pescado calamares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: