La Cántara

Este pez hace las delicias de los pescadores de fondeo. Es una captura habitual en nuestras salidas hivernales. Y recientemente parece que su población ha crecido desmesuradamente, pues las encontramos en cualquier roca, aunque la mayoría son de talla más bien pequeña o mediana. Al volverse adultas adquieren un color más oscuro.
Es un pez muy voraz que actúa en grupo, su comportamiento lo comparo como las pirañas. Un amigo mío que bucea observó como un grupo de cantaras atacó a una medusa y en dos segundos se la comieron.
Para los pescadores de curricán de fondo con carnada natural, os diré que es nuestro principal enemigo, porque hace lo mismo, atacan a la carnada, primero la prueban, luego otro mordisco y al siguiente, atacan todas a la vez y la carnada desaparece.
Es muy fácil capturarla al curricán de fondo, montando un bajo de dos anzuelos y con una tirita de calamar, irán cayendo una tras otra. La forma más habitual para su pesca es con la embarcación fondeada y pescando con caña. Las carnadas pueden ser variadas, entran bien al langostino, al calamar, a la gamba, a la lombriz. Al ser tan voraz, cualquier carnada será válida.
Hace unos años que en el sector profesional se la consideraba de baja calidad, en el mercado casi no tenía precio, pero desde que los pescadores recreativos se han dedicado a su pesca, este pescado se ha popularizado y se está valorando bastante bien gastronómicamente. Su carne es blanca y sabrosa. La podemos hacer a la plancha, y frita, al horno, a la sal, digamos que sirve de base para cualquier receta de pescado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *