la doncella

Si salimos a pescar “roquer”, cerca de la orilla, conseguiremos tres especies habituales, que son la vaca, el esparrall y la doncella.
Tiene la boca muy pequeña y en muchas ocasiones sacaremos nuestro bajo limpio de carnada y sin ningún pescado. La forma de picar de la doncella es dar un mordisco a la carnada, tirando de ella pero sin tragar el anzuelo. Aún así, si el anzuelo es el adecuado para el roquer, iremos sacando doncellas casi continuamente.
Su hábitat preferido son las praderas de posidonia y las zonas rocosas, normalmente la veremos en aguas de poca profundidad, pero yo he conseguido capturas puntuales en aguas de 80 metros.
Durante unos años tuve en casa un acuario de agua salada, y descubrí cosas fascinantes. Una de ellas es que la doncella se entierra en la grava para dormir. La primera noche me preocupó no ver a las doncellas en el acuario, y por la mañana se las veía otra vez, hasta que descubrí que se entierran para dormir.
Su tamaño es pequeño y si pescamos roquer y hay muchas doncellas en la zona, será mejor cambiar de sitio, pues, de lo contrario, nos cansaremos de poner carnada para nada.
Gastronómicamente se valora poco, y creo que se debe a la excesiva población. Por ello, el pescador la ve más como un problema más que una captura interesante. Particularmente, a mi me gusta frita, su carne es exquisita, pero es muy pequeña. Normalmente acaba en la olla para hacer un buen caldo de morralla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *