la Mussola

La mussola debía ser muy abundante en los tiempos de mis abuelos puesto que formaba parte de habituales recetas de la cocina mallorquina.Cassola, empanadas, coca de verduras con mussola, escabeche….Seguramente tenía el equilibrio perfecto entre lo económico y las pocas espinas que tiene, que son más bien, cartílagos.
En la pesca recreativa seguramente no pescaréis nunca ninguna. He oído de algún pescador que cuelga una caña con una pequeña lisa viva y la deja en el cañero mientras está pescado otras especies, y que ha tenido la suerte de pescar una mussola.
En la pesca profesional se captura sobretodo con palangre, y al ser un pez de costumbres nocturnas, el palangre se echa al atardecer y se recoge al amanecer del día siguiente.
La más grande que he capturado fue en el islote de na Foradada (de Cabrera), con palangre. Estaba pescando meros y vino una mussola muy grande. Me costó mucho subirla a bordo, y luego daba unos coletazos que pensé que los dos no cabíamos a bordo. Por suerte la pude meter en sitio seguro.
Otra forma de pescarlas es con un trasmallo claro, con una malla lo suficientemente grande para que entre la cabeza y no pueda pasar el cuerpo.
Después de un temporal de otoño es muy habitual que se acerquen a la orilla o las playas, y a veces se consiguen capturas de 40 ó más ejemplares.
A pesar de pertenecer a la familia de los tiburones, no tienen ningún peligro. Si observáis la foto de su cabeza, podréis ver que no tienen dientes, tan sólo tiene unos labios como el papel de lija.
Su reproducción es vivípara, o sea, que las pequeñas mussolas nacen del vientre, no de huevas como la mayoría de peces.
Para poder cocinarla, previamente hay que quitarle la piel, cosa nada fácil.
En el mercado la podéis encontrar fácilmente y si no la habéis probado, os recomiendo que lo hagáis.
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *