na Rossa

Y tras el desguace del Michelangelo nace “na Rossa”, construida en San Carles de la Rápita, en los astilleros Nicolau. La diferencia fue muy grande, en espacio para trabajar, en velocidad de crucero, en tecnología, y en mantenimiento. El barco de fibra tiene la ventaja de que el lunes va al varadero y el miércoles ya está otra vez en el agua, mientras que la madera de puedes tirar un mes entre lijar, que seque y pintar.

El nombre de na Rossa se debe a que en la Bahía de Palma tenemos una montaña que los pescadores usamos como enfilación cuyo nombre es na Rossa.

Con la llegada de la crisis del año 2008 y debido a que las ventas no cubrían los gastos de tripulación y de mantenimiento, decidimos vender el barco y salir de la pesca profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *