Liberando atunes rojos

el cap-roig

El cap-roig es la pieza que todo aficionado a la pesca recreativa anhela conseguir.
Este pez habita exclusivamente en zonas rocosas, en las que haya pendientes acusadas y fuertes desniveles.
Apreciado por su exquisita carne y por lo espectacular de su captura. No saldremos a pescarlos exclusivamente, será practicando la pesca con embarcación fondeada cuando se acercará a nuestras carnadas y tendremos la suerte de su picada.
Para conocer en profundidad la pesca del cap-roig os remito a comprar la revista nº 19 de Pescad’illes.
Para más información: info@pescadilles.com
La forma de cocinarlo es muy variada y sea cual sea, quedaremos bien con nuestros invitados. Un amigo nuestro, Juan Mójer, nos recomendó una forma de cocinarlo que para mi es la mejor. Simplemente cortaremos el pescado en trozos para freír, la cabeza incluída, salpimentamos al gusto y lo pasamos por harina. Luego, simplemente lo freímos en una sartén. El truco está en comerlo recién sacado de la sartén, tiene que estar caliente; ya veréis, está riquísimo. Sin embargo, al enfriarse pierde mucha calidad.

Caldereta de langosta

Durante los meses de julio y agosto es cuando se pescan más langostas en Mallorca. El uno de septiembre se inicia la veda para que se puedan reproducir tranquilamente, hasta el mes de abril que se reanuda la actividad por parte de la flota pesquera profesional.

Continuar leyendo “Caldereta de langosta”

Boquerones en aceite

Vamos a comprar un kilo de boquerones limpios, sin cabeza ni espina, abiertos.
Colocaremos los boquerones en un recipiente, los cubriremos de agua y vamos a exprimir un limón dentro del agua.
A los cinco minutos, los escurrimos en un colador.

EN ESTE PUNTO, CONGELAREMOS LOS BOQUERONES 24 HORAS PARA ELIMINAR EL RIESGO DEL ANISAKIS.

En una fuente colocaremos una capa de boquerones abiertos y boca arriba, sazonándolos al gusto. Vamos haciendo diferentes capas una sobre otra.
Cubriremos los boquerones con vinagre durante unas dos horas. Seguidamente escurriremos de nuevo los boquerones durante unos veinte minutos.
Ahora colocaremos una capa de boquerones en una fuente y les vamos a esparcir ajo y perejil cortados por encima. Seguiremos con más capas de boquerones con ajo y perejil.
Al final, cubriremos todo con aceite de oliva. Al día siguiente ya están a punto de disfrutarlos.
También he probado con otros tipos de pescado y están riquísimos, dentón, serviola, etc. Simplemente se trata de cortar tiras largas del pescado sin espinas y seguir el mismo proceso.
Suerte y buen provecho.

Pescando el pez ballesta, “surer en mallorquín”

Receta para el gallo de San Pedro, gentileza de Santi Juan de Ibiza

Untaremos una bandeja metálica con mantequilla. Colocamos el gallo previamente salado y le añadimos un poco de pimienta blanca por encima. Unos cuantos ajos rotos y un poco de vino blanco, más que nada para que la bandeja no esté seca. Unos veinte minutos de horno y mientras tanto preparamos unas patatas de pobre, con pimiento, cebolla y ajos, y a falta de  diez minutos, rodeamos al gallo con estas patatas de pobre, y listo.
Buen provecho.

Calamares al coñac, gentileza de Pep Pomares

Otra receta que normalmente hago son los calamares al coñac. Están riquísimos.
Ingredientes: 4 calamares, sal, pimienta, coñac, aceite, agua, y un picadillo de ajo y perejil con un poco de vinagre de módena.
Quitamos la cabeza del calamar y lo limpiamos. Salpimentar por fuera y por dentro del cuerpo.
Lo sofreímos todo con aceite, y una vez dorado, añadimos medio vaso de coñac y seguidamente, medio vaso de agua.
Sofreír unos diez o quince minutos y al final, añadiremos el picadillo, y lo vamos a saltear intentando que no se queme. En un minuto ya está listo.
Más fácil, imposible.

receta para la Fideuà

Os voy a explicar cómo hago la fideuà. Normalmente sale riquísima.
Vamos a necesitar:
aceite, sal, pimiento rojo, ajos, tomate, cebollas, marisco, calamares, caldo de pescado y fideo perla.
El secreto está en darle al aceite una serie de sabores.
En primer lugar vamos a sofreír una cabeza de ajos, laminados por la mitad. Al tener color, los reservamos.
Después vamos a sofreír un pimiento rojo, cortado en dados, y al estar sofrito, lo reservamos con los ajos.
Seguidamente vamos a sofreír el marisco, normalmente gambas de Sóller y langosta mallorquina, salpimentando al gusto, y al estar sofrito, lo reservamos.
Fíjate que hasta ahora, le hemos dado al aceite una serie de sabores: ajo, pimiento y marisco.
Mientras tanto tendremos al calamar en una olla, hirviendo a fuego muy lento y sin sal, con el fin de que esté muy blando.
En este punto, que el aceite tiene los sabores antes citados, y en la paella sólo tenemos el aceite, le añadimos la cebolla y cuando esté un poco sofrita, le añadimos los tomates previamente rallados, junto con los ajos y el pimiento sofrito. Debe cocerse lentamente y cuando esté a punto, salpimentamos al gusto y le añadimos los fideos, para que absorban todo el sofrito que tenemos en la paella.
Cuidado con una cosa. Al poner los fideos crudos, siempre nos parecerá que no son suficientes, pero luego se hinchan y si hay demasiados, sale una “pasterada”. La medida que uso es que la paella sea lo más grande posible y al poner los fideos a sofreír, tienen que cubrir toda la paella, pero con una capa fina de fideos.
Los vamos removiendo para que absorban todo el sofrito rico en sabores y, por último le añadiremos el caldo de pescado para que los fideos se cuezan. En este momento le añadiremos el calamar hervido y adornaremos la fideuà con el marisco que hemos sofrito.
Durante todo el proceso, me acompaño con unas baladas de Rod Stewart, que me inspiran a cocinar mejor.
Con todo ésto, hay que ser muy torpe para que salga mal.
Ánimos y buen provecho.

las tragaderas del cap roig

Con la abertura de la boca del cap roig, ya podéis imaginar lo que se puede tragar.
Esta fotografía está tomada una tarde, de regreso de la jornada de pesca. Los cap-roigs de aguas de poca profundidad, entre 30 y 55 metros son más rojos y más sabrosos que los que habitan en profundidades mayores a 70 metros, cuyo color es más rosáceo y su sabor más insípido.

otro día de suerte

En esta fotografía podemos ver el resultado de un día de pesca, con embarcación fondeada.
Observamos un pulpo, un cap roig, pagueras, algunos serranos y cántaras.