A veces tenemos tan cerca los rincones bonitos que ni siquiera nos fijamos en ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: