Untaremos una bandeja metálica con mantequilla. Colocamos el gallo previamente salado y le añadimos un poco de pimienta blanca por encima. Unos cuantos ajos rotos y un poco de vino blanco, más que nada para que la bandeja no esté seca. Unos veinte minutos de horno y mientras tanto preparamos unas patatas de pobre, con pimiento, cebolla y ajos, y a falta de  diez minutos, rodeamos al gallo con estas patatas de pobre, y listo.
Buen provecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: