Tallahams – saboga

Este pescado es incomestible. Su apariencia está entre la serviola y la lubina, pero su carne no tienen nada que ver, no se puede comer.
Habita en zonas muy concretas. Yo los capturo involuntariamente, en un barco hundido buscando otras piezas, y cuando aparecen, me voy porque dan unos tirones muy fuertes y rompen el sedal.
Si tuvieran valor gastronómico, montaría un bajo a propósito, pero no merece la pena. En fín, ellos salen ganando.
Viven en bancos de unos 50 ejemplares y son muy voraces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *